El uruguayo Diego Godín recibió, emocionado, el cariño de su afición, después del encuentro entre el Atlético y el Sevilla (1-1), el último del defensor en el estadio Metropolitano y ante su hinchada, una vez que esta semana anunciase que se marcha del club en el que ha militado nueve temporadas y ha ganado ocho títulos.

La plantilla le entregó una camiseta con su nombre y la firma de todos los jugadores. El brasileño Luiz Pereira, una de las grandes leyendas del club, le obsequió con una placa conmemorativa. El resto de capitanes del equipo, Griezmann, Juanran y Koke, le regalaron el brazalete de mando. Para entonces, Godín ya no podía reprimir las lágrimas.

Fue el homenaje a un gran capitán. Un tributo que había comenzado el francés Antoine Griezmann, su gran amigo en la plantilla, que llegó al estadio con la camiseta del uruguayo puesta y al que puso punto y final un recinto entero entregado a él. ‘Diego Godín, Diego Godín, Diego Godín, Diego Godín’.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here