Neymar celebró su 27 cumpleaños con una gran fiesta en el centro de París. Fueron unos 500 los invitados al evento, entre ellos, muchos de sus compañeros del París Saint Germain como Mbappé, Cavani, Alves, Di María… No faltó la música e incluso Neymar se atrevió a cantar y bailar en silla de ruedas. Como regalo de cumpleaños, el delantero del PSG pidió entre lágrimas «un dedo nuevo»

Neymar celebró su vigésimo séptimo aniversario con un fiestón en el centro de París al que asistieron unos 500 invitados, entre los que estaban sus compañeros del París Saint Germain. Bajo el lema “Nuit rouge” (Noche Roja), todos los invitados acudieron vistiendo algo en color rojo. No faltó la música, ni los bailes -incluso en silla de ruedas- y también hubo tiempo para echar alguna que otra lagrimilla.

Las fiestas de Neymar nunca pasan desapercibidas y la de su 27 cumpleaños no defraudó. Aunque el delantero del París Saint Germain pidió que no se acudiera con teléfonos móviles a la fiesta, no ha podido evitar que se filtraran algunos detalles y momentos de lo que ocurrió en la fiesta celebrada en la víspera de su cumpleaños.

El lugar elegido para el evento fue el Pavillion Gabriel, situado en plenos Campos Elíseos y la fiesta corrió a cargo de Red Bull, sponsor del delantero del PSG y con la que creó el popular torneo Neymar Jr’s Five que se disputa anualmente y cuya final se celebra en Río de Janeiro.

Invitados, numerosos rostros conocidos, especialmente los de sus compañeros de equipo. Buffon, Alves, Mbappé, Di María o Cavani fueron algunos de los que no quisieron perderse la fiesta de Neymar, que estará de baja unas diez semanas por la lesión que sufrió en el quinto metatarsiano del pie derecho y que le obligó a acudir a su fiesta con muletas.

Neymar cantó, bailó en silla de ruedas… y lloró

https://youtu.be/mZhwKhM4-Ek

En la fiesta no faltó la música ni el cante… El propio Neymar se atrevió a cantar un tema brasileño micrófono en mano, incluso bailó sentado en una silla de ruedas. Mucha diversión y emoción que acabó incluso en lágrimas. 

Pese a la celebración, el delantero no se olvidó de su lesión que le impedirá competir durante las próximas semanas, con la eliminatoria ante el Manchester United marcado en rojo, y pidió como regalo “un dedo nuevo”, comentó entre lágrimas el brasileño. Tras la fiesta, sus compañeros volverán este martes a los entrenamientos para preparar el duelo ante el Villefranche sur Saône, en los octavos de final de la Copa de Francia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here